Luisa de Marillac nació en el siglo XVI. Su vida nos habla hoy en las preocupaciones diarias de nuestra vida. En medio de las dificultades de su vida, ella abrió progresivamente su corazón a la luz de Dios. La Iglesia la proclamó santa en 1934. En 1960 fue nombrada patrona de los Trabajadores Sociales Cristianos.


Haga clic en las etiquetas para explorar recursos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *